Kendrys Morales.

Tener a un cañonero de la clase del cubano Kendrys Morales todavía buscando equipo en la agencia libre es quizás la mejor noticia que los Rangers de Texas pudieran recibir ahora mismo.

Los Rangers van a necesitar que muchas cosas le salgan bien, y si tomamos en cuenta que eso no ha pasado, al equipo texano no le vendría mal una buena noticia. Firmar a Morales podría tener un impacto bien positivo.

Primero, el cubano levantaría de alguna manera la moral de un club asediado por las lesiones, un clubhouse probablemente lleno de incertidumbre. En lugar de preguntarse qué más podría salir mal, los Rangers desviarían la conversación en otra dirección. Estarían enviando un mensaje de que no están listos para darse por vencidos esta temporada.

Segundo, Morales mejoraría a los Rangers. De hecho, el cañonero cubano los convertiría en un mucho mejor equipo, porque el Prince Fielder que tuvieron por 42 juegos fue la sombra de un Fielder sano.

Morales cuenta con un porcentaje de embasarse más slugging de por vida de .813, incluyendo .785 el año pasado. Cuando está sano, es un toletero que probablemente bateara para .275 con 30 dobles y 20 jonrones en una campaña entera.

En un lineup que todavía cuenta con el dominicano Adrian Beltré, el venezolano Elvis Andrus y el surcoreano Shin-Soo Choo, Morales añadiría calidad y profundidad.

Pero el timing es un problema. Si los Rangers firman a Morales ahora, perderían la 30ma selección general en el draft amateur. Si esperan hasta después del draft, el cual se llevará a cabo del 5 al 7 de junio, no habría compensación.

Pero esa es una situación bien riesgosa, porque la competencia por Morales - y su precio de venta - probablemente subirían, si no es que ya subió. El gerente general de los Rangers Jon Daniels pudiera no estar interesado en un contrato multianual debido a que se espera que Fielder se recupere completamente de una cirugía en el cuello. ¿Y cómo lucirá la tabla de posiciones después del draft?

Debido al gran enfoque que Daniels le ha puesto a su sistema de Ligas Menores y a que la contratación de Choo le costó a los Rangers su selección de primera ronda (la 21ra en general), es difícil ver al directivo tratar de firmar a Morales en estos momentos.

Con el zurdo Derek Holland cerca de regresar de la lista de incapacitados, Texas, con Morales, tendría lo suficiente para estar en la pelea y jugando partidos importantes en septiembre.

¿Serán algo seguro? Claro que no.

Con 14 jugadores en la lista de incapacitados, con Fielder, el serpentinero venezolano Martín Pérez, el intermedista Jurickson Profar y posiblemente otros fuera por el resto de la temporada, los Rangers trabajan fuerte para contar con un roster de 25 jugadores en salud.

Puede ser que no terminen sobre los Atléticos en la División Oeste de la Liga Americana. Tampoco serían mejor que los Angelinos.

Sin embargo no tendrían motivos para preocuparse. Con foja de 23-24, los Rangers están apenas a 1 ½ juegos de uno de los comodines en el Joven Circuito. Tendrían que superar a cinco equipos. Pero tampoco sería un inconveniente. Aún les queda 115 partidos. Tienen una cultura ganadora y una fuerte fanaticada. Así que no han perdido mucho.

Los Rangers son un caso práctico de cómo una organización reacciona cuando pasan por un mal momento. Esta situación nos podría recordar que son una gran franquicia -- profunda, tenaz y talentosa.

Daniels ha construido una operación de béisbol hecha para durar, una organización respetada por su excelencia. Texas ha promediado 93 victorias en las últimas cuatro campañas. Todo este éxito genera confianza dentro de la organización.

El dirigente Ron Washington es una gran pieza en la ecuación. Con el clubhouse evolucionando del equipo de Michael Young al de Beltré, con la cantidad de jugadores que han llegado y partido, Washington ha podido mantener al grupo enfocado en una misma meta.

Los Rangers continuarán compitiendo y seguirán siendo profesionales. Esto podría ser algo que luciría fingido, pero cuando lleguen nuevos jugadores y los jóvenes tengan su oportunidad, un equipo puede pasar por un cambio radical en muy poco tiempo.