José Valverde. (AP)

ATLANTA -- La noticia de que Bobby Parnell se someterá a una cirugía Tommy John no sorpendió mucho a los directivos de los Mets, ya que el mismo Parnell reconoció la semana pasada que el procedimiento estaba entre sus principales alternativas.

Aparentemente entre más lo pensaba Parnell, más sentido tenía operarse. Y al programar la cirugía para el martes, el derecho aumentó bastante sus probabilidades de estar listo para el Día Inaugural del 2015.

Con eso en mente, los Mets no tienen grandes planes para reemplazar a Parnell. El gerente general Sandy Alderson continúa observando el mercado de cerradores, según un ejecutivo del club, pero parece que no el GG está listo para agregar otro brazo.

Dos factores explican la estrategia de Alderson. Primero, los Mets están curiosos de ver lo que José Valverde pueda ofrecerles en la novena entrada. Teniendo en cuenta el exitoso historial de 12 años del dominicano como taponero y su buen comienzo este año, existen motivos para pensar que puede ser igual de eficaz que Joel Hanrahan, Ryan Madson o cualquier otro agente libre que esté de regreso de una lesión.

Al dirigente de Nueva York, Terry Collins, también le llama la atención la manera en que Valverde trabajó con los jóvenes lanzadores latinos durante los Entrenamientos de Primavera, fungiendo como mentor de sus compatriotas Jeurys Familia, González Germen y Jenrry Mejía, entre otros. Quitarle el rol a Valverde arruinaría esta dinámica.

"Ha impresionado bastante", señaló Collins acerca de Valverde, quien no ha concedido carreras en 3 1/3 entradas esta temporada. Ha ponchado a seis bateadores con un pasaporte otorgado. "En verdad goza del respeto de los pitchers más jóvenes, especialmente de los latinos. Es un verdadero líder. Es muy honesto con todo. Tiene una tremenda ética de trabajo".

Sin embargo, esto no significa que Valverde sea infalible, especialmente a los 36 años de edad. Por eso los Mets han establecido un plan para contar con sus destacados abridores prospectos -- como el dominicano Rafael Montero, Jacob deGrom, entre otros -- como relevistas en Triple-A Las Vegas. Esto no solamente es con el fin de limitar las entradas de este grupo, sino también para preparar a estos brazos para breves presentaciones con el equipo grande tan pronto como en mayo.

Equipos como los Cardenales tienen una larga historia de darle experiencia a sus cotizados abridores como relevistas en las Grandes Ligas, y los Mets podrían adaptar el mismo sistema.

"Estamos pensando en el futuro; posiblemente tengan que llegar y salir del bullpen", expresó Collins acerca Montero y deGrom especialmente. "Lo primero que quieres hacer es lograr que se sientan cómodos. La idea es darles unas cuantas aperturas y en algún momento enviarlos al bullpen en Triple-A, para cuando lleguen aquí, estén acostumbrados. Deberán saber cómo preparase y calentar".

Incluso, si ninguno de aquellos planes funcionan, los Mets tendrían una mejor idea de lo que puedan hacer Familia, Germen, Vic Black y los otros jóvenes relevistas con potencial para cerrar. Solamente después de explorar dichas alternativas es que los Mets contemplarían traer una pieza desde fuera de la organización.

Hanrahan, de 32 años de edad, sería la opción más obvia tomando en cuenta que los Mets siguieron su progreso en la temporada muerta. Pero solamente han pasado 11 meses desde que el ex cerrojero de los Piratas y los Medias Rojas se sometió a una cirugía Tommy John, así que de todas maneras no tendría un impacto inmediato. Madson, de 33 años de edad, también trae interrogantes por la salud de su codo, y Kevin Gregg ha sido menos fiable que Valverde en los últimos años.

Si los Mets permanecen competitivos acercándose a la recta final de la temporada, firmar a uno de esos agentes libres tendría más sentido que hacerlo ahora mismo. Pero es posible que ya no estén en el mercado en ese momento, y si Nueva York se encuentra en la contienda cercal del final de la campaña, eso también significaría que encontraron un sólido taponero dentro de la organización.

Ese cerrador podría ser Valverde, Kyle Farnsworth, Montero, deGrom, Familia o Black.

Lo único que los Mets saben hasta ahora, mientras Parnell se prepara para la operación en el codo, es que abundan las alternativas, pero también las interrogantes.