Javier Báez completa una doble-matanza como intermedista. (AP)

MESA, Arizona - Por primera vez desde su primer año en la escuela secundaria, Javier Báez inició un juego en la segunda base. Eso fue el lunes contra los Atléticos.

El boricua de 21 años, prospecto de lujo de los Cachorros, está proyectado para arrancar la temporada como torpedero de Triple-A Iowa.

"Es que estoy listo para lo que sea", dijo Báez. "Simplemente quiero jugar en la segunda".

El lunes fue un día de escuadras divididas para los Cachorros. El manager Rick Rentería no quería perderse el debut de Báez en la intermedia, así que acompañó al grupo que jugó contra Oakland en Phoenix.

Los Cachorros se comprometieron con el dominicano Starlin Castro en el campo corto en agosto del 2012, cuando le dieron un contrato de siete años y US$60 millones. Báez fue la primera selección de Chicago en el draft del 2011. Entonces, la interrogante es cómo el equipo manejará una situación en la que tienen dos torpederos talentosos en su sistema.

Trasladar a Báez a la segunda podría ser la respuesta, aunque Rentería trató de restarle importancia a eso.

"No sé si es así en términos de (Báez) estar más cerca (de debutar en Grandes Ligas)", dijo el capataz. "Tiene sentido para nosotros poder cambiarlo de posiciones.

"También espero verlo en la tercera base antes de concluir la primavera", continuó Rentería. "Ahora mismo, le daremos par de días en la segunda y de ahí partiremos".

El lunes, Báez estuvo en la segunda y Darwin Barney, ganador de un Guante de Oro en la intermedia, en el campo corto.

"Estoy seguro de que él me ayudará y me dirá cómo jugar (en las paradas cortas)", dijo Báez.

De su parte, Castro no cree que Báez necesite mucho tiempo para sentirse cómodo en su nueva posición.

"Es fácil-la primera base está ahí mismo", dijo Castro. "Cuando eres torpedero, puedes jugar cualquier posición del cuadro. Él estará bien".

En el partido vs. los Atléticos, Báez no tuvo problemas. Atrapó un elevado del venezolano Alberto Callaspo y luego manejó bien un rodado de John Jaso.

Más adelante, Báez y Barney se combinaron para un out en la segunda en jugada de selección y realizaron una doble-matanza para terminar el quinto inning.

"Con ese bonito doble-play, terminó del otro lado de la almohadilla e hizo un tiro largo a la primera, lo cual fue bastante impresionante", expresó Rentería. "Fue un buen trabajo".

¿Para Rentería, lució cómodo Báez en la intermedia?

"Sí, se le vio muy bien allí", contestó el piloto.

Báez, prospecto número 1 y número 7 del béisbol según MLB.com, viene trabajando temprano casi todos los días con el coach de los infielders, Gary Jones, para aprender lo necesario para jugar del lado derecho del cuadro interior.

"Ha trabajado mucho en los pivotes y cosas de esa naturaleza", afirmó Rentería. "La mayor preocupación para cualquiera que se traslade a una nueva posición, sobre todo la segunda base, es el pivote.

"No es una posición más fácil, para nada. Tiene sus propias idiosincrasias. Ya veremos cómo se verá él".

La gerencia de los Cachorros ha reiterado que Báez iniciará este año en liga menor, pero si el puertorriqueño puede exhibir una buena versatilidad, eso podría acelerar su ascenso a las Grandes Ligas.

"Simplemente trato de llegar y estar en el lineup", dijo Báez, quien llegó al martes con promedio de .281 y tres jonrones en la Liga del Cactus.

"Lo estamos observando esta primavera y él está adaptándose turno por turno, lo cual es bueno", manifestó Rentería. "El tiempo dirá dónde estará en términos de su maduración. En breves períodos ha enseñado la habilidad de adaptarse y hacer los ajustes".

Afirma Báez que en la escuela secundaria, prefería jugar la segunda en vez del short. Ahora simplemente necesita aprender de nuevo los diferentes ángulos y partir de ahí. También jugó en el jardín central y como cátcher en el colegio.

Probablemente no tenga que estar en la receptoría en Grandes Ligas.

"Yo tampoco creo eso", dijo Báez.