Pedro Martínez.

FORT MYERS, Florida -- El dominicano Pedro Martínez observó la cantidad de reporteros y cámaras que lo rodeaban y se preguntó si era 1999 otra vez.

"¿Hasta cuándo continuará esto", dijo Martínez. "Ustedes creen que todavía soy pelotero".

Por lo contrario, Martínez es una leyenda que llega a la segunda temporada de su nueva etapa en el béisbol como asistente del gerente general los Medias Rojas, Ben Cherington.

Era el primer día del quisqueyano en los entrenamientos de Bosto, y había un gran interés en lo que el serpentinero tenía que decir.

Hace poco se anunció que Martínez ingresará al Salón de la Fama de los Medias Rojas este año. En el 2015, llegaría un mayor honor, cuando el tres veces ganador del Cy Young estará en la boleta para el Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York.

"Para mí es un gran honor ser parte del Salón de la Fama de los Medias Rojas", expresó Martínez. "No tengo las suficientes palabras para agradecerle a la organización y estoy sumamente orgulloso de ser elegido para su Salón de la Fama, estoy muy contento. Creo que esto me hace un bostoniano más que nunca. Ahora jamás podré irme".

El mayor logro en la carrera de Martínez -- una que ha sido comparada con la de Sandy Koufax -- sería su llegada a Cooperstown.

"No veo la hora de que eso suceda", manifestó Martínez. "No puedo hacer mucho. Por el momento solamente debo esperar por la oportunidad de que ocurra en años consecutivos. Primero el Salón en Boston y después el Salón de la Fama en Cooperstown".

¿Piensa Martínez que puede ser elegido en su primer año en la papeleta?

"Creo que tengo buenas posibilidades, pero no está en mis manos", dijo el derecho. "Como dije, solamente debo esperar".

Ahora su trabajo con los Medias Rojas, aunque no es tanto glamour como cuando era jugador, es algo que Martínez ha recibido con los brazos abiertos.

"Creo que tengo mucho que ofrecer, cosas que ya no pondré en práctica", señaló Martínez. "Entonces es mejor aprovechar la oportunidad de enseñarles a los demás. Trato de involucrarme en el béisbol y más con los jugadores jóvenes y veteranos. El que me necesite. Me encantaría compartir todo lo que sé y toda mi experiencia con algunos de estos muchachos, y espero que todos tengan buenos resultados".

Martínez estuvo bastante satisfecho al ver los frutos de su labor el año pasado.

A comienzos del 2013, Martínez se enteró de que el zurdo Drake Britton pasaba por problemas en la lomita. Entonces, se ofreció a visitar al equipo Doble-A Portland para pasar tiempo con el lanzador. A finales del verano, Britton estaba consiguiendo outs claves en el Fenway Park durante una lucha por la clasificación.

"Fue muy especial ver que viajó hasta Portland para sentarse conmigo por una hora. Fue maravilloso", dijo Britton.

Para Martínez fue una satisfacción completa y algo que también revalidó que su segunda carrera en el béisbol valía la pena.

"Estoy sumamente orgulloso de él y verlo superar todos sus obstáculos; ésa es mi recompensa. Eso era lo único que quería -- verlo llegar al éxito. Y me sentí como un padre orgulloso al verlo lanzar así de bien y ayudar al equipo al final del año".

Poco después de su llegada a estos Entrenamientos de Primavera, Martínez vistió el uniforme de los Medias Rojas y puso manos a la obra, monitoreando a varios lanzadores.

"Me llamó mucho la atención ver a todos en gran forma", indicó Martínez. "Todos lucen listos. Observé a Jon Lester y Koji Uehara en sus sesiones. Es increíble ver que casi todos se ven listos para el comienzo de la temporada".

Lo único que Martínez quisiera cambiar en su papel esta campaña es pasar más tiempo en el terreno.

"Quiero estar más involucrado con los peloteros", declaró Martínez. "La mayoría del año pasado hice presentaciones públicas y me gustaría hacer menos de eso. Cuando consigues los resultados que tuve al hablar con Britton, [el dominicano] Rubby de la Rosa, Brandon Workman -- todos esos muchachos -- te sientes como un padre orgulloso y quieres estar con tus hijos. Antes no sabía cuál era mi rol, pero ahora sé que mi influencia puede ayudar a muchos de esos muchachos. Me gustaría pasar más tiempo con ellos este año".