Marcell Ozuna. (Jeff Roberson/AP)

JUPITER, Florida - Con su dedo pulgar envuelto en una cinta protectora y cubierto por una guanteleta de bateo, el dominicano Marcell Ozuna se para en la caja de bateo sin ningún titubeo en los campos de entrenamiento del Roger Dean Stadium.

Optimista y entusiasta como de costumbre, el béisbol ha vuelto a ser una diversión para Ozuna.

A mediados de la campaña pasada, el jardinero de 23 años de edad tuvo que lidiar con una dolorosa lesión en su dedo pulgar izquierdo, el cual requirió de una operación y lo dejó fuera de acción a finales de julio.

En salud, Ozuna es el favorito para agenciarse el puesto de jardinero central en los Marlins.

"Me siente bien", dijo Ozuna. "Me siento listo para hacer el equipo y tener una buena temporada".

Ozuna se lesionó el dedo pulgar izquierdo al realizar una sensacional atrapada en los jardines en contra de los Rockies en el Coors Field. El diagnóstico fue un desgarre parcial de ligamento y una fractura de avulsión.

En octubre, el dominicano recibió permiso para jugar en la pelota invernal de su país, en donde participó en 34 encuentros por los Gigantes del Cibao y bateó para .277 con dos jonrones y 12 carreras producidas en 141 turnos al bate.

Ozuna se mostró preocupado cuando enfrentó lanzamientos en vivo por primera vez.

"Estaba un poco temeroso", admitió. "Pensaba que la bola me iba a golpear. Pero después de una semana me sentí mucho mejor".

Ahora, durante los entrenamientos primaverales, la única señal de que se lesionó el pulgar es la cinta protectora que utiliza.

Se espera que el poder sea parte del juego de Ozuna. Pero es un arma apenas en desarrollo. En 70 juegos de Grandes Ligas, el quisqueyano bateó para .265 con tres cuadrangulares y 32 carreras producidas.

Antes de ser llamado de Doble-A Jacksonville, el joven despachó cinco vuelacercas en 10 partidos.

El ascenso de Ozuna a la Gran carpa llegó un día después de que el cañonero Giancarlo Stanton pasara a la lista de incapacitados con una lesión en el tendón de la corva.

"Fue subido e hizo un gran trabajo para nosotros como reemplazo", destacó el manager Mike Redmond. "Cuando Stanton estuvo lesionado, este muchacho lo hizo bien. Juega muy bien en el jardín derecho. Le pedimos que pasara a cubrir el jardín central para mantener su bate en el lineup. Fue una transición suave para él.

"Para un muchacho que no tiene el prototipo de un jardinero central regular, físicamente hablando, hizo un gran trabajo cubriendo mucho terreno. Tiene un potente brazo. También nos brinda flexibilidad porque puede jugar todas las posiciones de los jardines. Veremos cómo le va en los entrenamientos primaverales. El muchacho podría ser una gran arma para nosotros".