Jameis Winston. (AP)

Jameis Winston ya se ha hecho un nombre en el fútbol americano universitario.

En su primer año como integrante del equipo de la Universidad Estatal de la Florida (Florida State), ganó el Premio Heisman como mejor jugador de los Estados Unidos y llevó a su equipo a la final del Campeonato Nacional BSC contra la Universidad de Auburn.

A sus 20 años, puede anticipar una primavera en la que podrá dividir el tiempo entre las prácticas de fútbol americano y los partidos con el equipo de béisbol de Florida State. Su visión a largo plazo es jugar ambos deportes a nivel profesional.

"Mi meta es ser uno de esos jugadores especiales, como Bo Jackson y Deion Sanders", expresó Winston cuando era estudiante de escuela secundaria en Alabama. "Quiero jugaor en la NFL como profesional y en el béisbol como profesional".

Reiteró dicho deseo en estos días antes de la final del fútbol americano universitario.

Los scouts afirman que Winston tiene la habilidad de alcanzar su meta si está dispuesto a trabajar.

El compromiso de Winston con ambos deportes es tan fuerte que eligió Florida State por encima de otras universidades, debido a que el técnico del equipo de fútbol americano le permitió jugar béisbol también.

Cuando salió de la escuela secundaria en el 2012, Winston era considerado uno de los mejores atletas, y cuidado si el mejor, del draft amateur de Grandes Ligas. Los escuchas reconocían que no era tan pulido como los otros, debido en parte a que dividía su tiempo entre el béisbol y el fútbol americano.

Sin embargo, es bateador ambidextro con potencial de poder desde ambos lados del plato. Además, tiene un brazo bien fuerte que le sirve mucho como jardinero y lanzador.

Los Rangers de Texas lo seleccionaron en el 2012 en la ronda número 15. Algunas personas creen que si MLB no hubiera cambiado su política en torno a bonificaciones al firmar, Texas pudo haber convencido a Winston a que fichara por US$1 millón y un permiso para jugar fútbol americano a nivel universitario.

Pero con las reglas de ahora, hay fuertes sanciones por darle a un prospecto seleccionado después de la novena ronda más de US$100,000.

Los Rangers propusieron que Winston podía ir a Florida State a jugar fútbol americano y que el equipo mandaría a instructores particulares al campus para trabajar con él en el béisbol. El plan incluía una participación del joven en los entrenamientos extendidos de Texas en Surprise, Arizona mientras Florida State se encontraba en sus vacaciones primaverales.

Dicha propuesta no se concretó, pero Winston no se rinde en cuanto al béisbol se refiere.

En medio de las prácticas primaverales de fútbol americano, Winston jugó en el equipo de béisbol de Florida State de manera limitada. En 119 turnos bateó .235 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .723. En el montículo, tuvo efectividad de 3.00 y dos juegos salvados en 27.0 entradas como relevista.

Clarence Johns II, escucha de los Rangers que lo recomendó para Texas, cree que Winston podría tener éxito tanto en la NFL como MLB-si los equipos de ambas ligas lo apoyan.

"No me cabe la menor duda de que Jameis podría hacerlo", le dijo Johns al Dallas Morning News. "No sólo se trata de puro talento. Hay que tener una pasión por ambos deportes, y James tiene eso. Hay gente que le dice que tiene por delante una carrera en la NFL y que debería olvidarse del béisbol, pero él no está haciendo eso.

"Tiene esa pasión por el béisbol".

La pregunta del millón es si Winston mantendrá dicha pasión durante los próximos dos años. No estará elegible para el draft de MLB hasta junio del 2015.

Jackson nunca perdió el deseo de jugar béisbol. Fue seleccionado por los Yankees saliendo de la escuela secundaria en 1982, pero prefirió jugar fútbol americano en Auburn. Los Angelinos lo eligieron en 1985, la próxima vez que podía estar en el draft. Jackson jugó su última temporada de fútbol americano en Auburn ese año, pero firmó un contrato con los Reales luego de que Kansas City lo seleccionara en el draft de 1986.

Jackson se convirtió en el primer jugador de la historia en participar tanto en el Juego de Estrellas de Grandes Ligas como el Pro Bowl de la NFL. Es uno de sólo siete jugadores que ha jugado tanto en Grandes Ligas como la NFL desde 1970.

Winston podría ser el octavo. Ese es el plan al menos.