Max Scherzer. (Paul Sancya/AP)

BOSTON - Max Scherzer tuvo una temporada regular para el recuerdo, con marca de 21-3 y un Cy Young casi en el bolsillo.

En los playoffs el derecho de los Tigres se ha visto más dominante aun, con efectividad de 2.25 y 26 ponches en 16.0 entradas. Tendrá que seguir así en el Juego 6 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Medias Rojas si quiere mantener con vida a los felinos y obligar un séptimo partido.

Sin embargo, a pesar de todo lo que está en juego, Scherzer insiste en que no cambiará nada cuando se cante Play Ball el sábado en el Fenway Park.

"Los partidos son diferentes, pero la mentalidad es la misma", dijo el lanzador de 29 años. "Cada juego es de ganar sí o sí. Nunca he jugado en un encuentro que no fuera así para nosotros. Para mí es la misma mentalidad cada vez que salimos al terreno".

Esa tranquilidad en medio de la presión de octubre parece haberle funcionado a Scherzer en esta postemporada. En su última apertura, aquí mismo en el Juego 2 vs. Boston, el oriundo de San Luis, Missouri frenó por completo a los bates patirrojos al tirar siete ceros de dos hits, una sola carrera y 13 ponches. Fue por el regreso dramático de los Medias Rojas frente al relevo de Detroit que Scherzer no puso su récord de estos playoffs en 3-0.

"El béisbol sigue siendo el mismo, con 60 pies y seis pulgadas (entre el montículo y el home plate)", expresó Scherzer. "Las expectativas y la presión no significan que cambies.

"Eso es algo que siempre se me ha inculcado", continuó. "No importa la situación ni qué signifique el juego, siempre voy a estar con la misma manera de atacarlo".

El Fenway Park no es el lugar más fácil para los lanzadores visitantes, con casa llena casi todas las noches y la pared del "Monstruo Verde" a sólo 315 pies del home plate por la raya del jardín izquierdo.

No obstante, Scherzer se ha visto bastante cómodo en sus últimas dos aperturas en dicho estadio. Además de su brillante salida del Juego 2, el derecho permitió sólo dos vueltas en 7.0 innings el pasado 3 de septiembre aquí vs. los Medias Rojas. De por vida lleva promedio de carreras limpias de 3.86 en cuatro aperturas y 25.1 entradas en el Fenway.

"Fenway Park es un lugar divertido para pitchar", dijo Scherzer. "Tienes 38,000 fans en tu contra. Es un ambiente intenso.

"Ahora bien, las dimensiones sí entran en juego, porque sientes esa pared justo detrás de ti. Entonces no hay margen de error. Un elevado de rutina puede ser un doble en el Fenway Park. Entonces tienes que asegurarte de ejecutar tus pitcheos durante todo el partido".

Y de no volver a ejecutar como lo hizo hace seis días, todos esos espectadores estarán celebrando el primer banderín de los Medias Rojas desde el 2007 y los Tigres verán finalizada su campaña.

"Es un reto mental ahora", dijo Scherzer. "Sabes que estás enfrentándote a grandes lineups-sé que Boston tiene una gran alineación.

"Tienes que ejecutar bien desde el pitcheo 1 hasta el último. Y el reto es ver cuántas veces puedes hacer eso".