HOUSTON-- David Robertson obtuvo el salvamento mientras Mariano Rivera observaba, y los Yanquis de Nueva York vislumbraron el viernes su futuro tras el retiro del legendario cerrador panameño en una victoria de 3-2 sobre Houston, que significó la 13ra derrota consecutiva de los Astros, un récord para el equipo.

David Adams bateó un doblete productor de dos carreras y Mark Reynolds impulsó una para los Yanquis, quienes cortaron una cadena de cuatro derrotas seguidas.

Adam Warren (3-2) permitió dos imparables en cinco entradas; dio una base por bolas y ponchó a cuatro bateadores.

Brett Oberholtzer (4-5) recibió tres carreras, dos de ellas limpias, y cinco hits en cinco entradas y un tercio; otorgó un pasaporte y registró cuatro ponches.

Houston cayó a una marca de 51-109, la mayor cifra de juegos perdidos para un equipo de Grandes Ligas desde 2004 cuando los Diamondbacks de Arizona terminaron con registro de 51-111.

Las 322 derrotas de los Astros en un lapso de tres temporadas son la quinta cantidad más alta en la historia de las ligas mayores, según la agencia de estadísticas STATS, detrás de los Mets de Nueva York en el período 1962-1964 con 340, los Mets de 1963-1965 con 332, los Atléticos de Filadelfia de 1915-1917 con 324 y los Filis de Filadelfia de 1940-1942 con 323.

Por los Yanquis, los dominicanos Eduardo Núñez de 4-0; Robinson Canó de 4-1 con una carrera anotada; Alfonso Soriano de 3-1 con una anotada; y Zoilo Almonte de 4-0.

Por los Astros, el dominicano Jonathan Villar de 4-1. El venezolano José Altuve de 3-0. El puertorriqueño Carlos Corporán de 4-0.