David Ortiz. (Boston Globe/Getty Images)

BOSTON -- La reincorporación de David Ortiz a la elite de los bateadores ha ayudado a que los Medias Rojas de Boston, líderes de la División Este de la Liga Americana, tengan prácticamente en la bolsa un boleto para los playoffs, algo que no había ocurrido en cinco temporadas.

Ortiz se fue de 4-0 el lunes, en la derrota por 3-0 ante los Tigres de Detroit. Fue un duelo entre equipos líderes de su división.

Pero el dominicano batea para .312, con 24 jonrones y 85 impulsadas. Está a tan sólo dos hits de ser el 39no bateador de la historia en llegar a 2.000 imparables, 400 vuelacercas y 1.400 producidas.

"Ha sido una buena carrera", dijo Ortiz, sonriente. "Ojalá que siga siendo exitosa".

Recientemente, el manager John Farrell tuvo palabras elogiosas para el toletero quisqueyano.

"Es la piedra angular de nuestro ataque", comentó.

En 2012, una campaña en la que Boston cosechó apenas 69 triunfos, Ortiz pasó 71 de los últimos 72 juegos en la lista de los lesionados, debido a un problema con el tendón de Aquiles.

Para esta temporada, firmó un convenio por dos años y 26 millones de dólares, y muchos se preguntaron si la inversión del club era conveniente, tomando en cuenta que Ortiz tiene 37 años.

En la recta final de su undécima temporada con los Medias Rojas, Ortiz es todavía uno de los bateadores más temibles de las mayores.

Sin embargo, él mismo se mostró preocupado al perderse todo el entrenamiento de pretemporada por resentir el dolor en el tendón de Aquiles.

"Para ser sincero con ustedes, no pensaba que fuera capaz de hacer lo que hago ahora, especialmente por ese tropiezo en el entrenamiento de primavera", dijo Ortiz a The Associated Press el lunes, frente a su casillero, antes del juego.

Ortiz recordó también la época en que debió mejorar su actitud para trabajar más en el gimnasio.

Hace cinco años, sufrió una ruptura parcial de un tendón de la muñeca izquierda. Después de eso, se prometió un mayor esfuerzo para llegar al sitio que ocupa hoy.

"Sentía que no estaba en la forma necesaria para jugar", dijo. "Estaba envejeciendo. Llegué al punto en que quería hacer con más frecuencia ciertas cosas para mantenerme en mi mejor nivel".

El bateador de Santo Domingo entiende las dudas sobre el consumo de drogas para mejorar el desempeño sigue siendo un tema relevante en el béisbol. Sabe que la gente mira con suspicacia a los peloteros veteranos y cuestiona sus logros.

Pero afirma que, en su caso, el éxito se deriva sólo del trabajo duro.

"Nunca cesa. Mientras quieras seguir jugando béisbol, tienes que seguir trabajando porque quieres mantener tu nivel", dijo. "Las cosas se vuelven más difíciles cuando eres más viejo, y los rivales me siguen viendo igual. Me tratan igual y me siguen lanzando igual".