NUEVA YORK -- El 11 de julio fue solamente una muestra para Derek Jeter y sus seguidores en el Yankee Stadium. Luego de perderse los primeros dos meses de la campaña debido a una dolencia en el tobillo izquierdo, el capitán de los Yankees regresó -- y jugó todo el encuentro.

El torpedero salió del partido de Nueva York contra Kansas City hace tres semanas después de sufrir un desgarre en la pierna derecha en un roletazo de su cuarto turno del encuentro.

Cuando por fin regresó para el cierre de la serie de los Yankees contra los Rays, casi fue un escenario ficticio en el Bronx. En el primer lanzamiento de su primer turno tras regresar de la lista de incapacitados, Jeter envió la pelota sobre el muro del jardín derecho para prender la pizarra.

"Él es una película", señaló el piloto de los Yankees, Joe Girardi.

Jeter, quien jugó en el campo corto por primera vez esta temporada, bateó de 4-2 también con un pasaporte intencional y estaba embasado cuando Nueva York anotó la carrera de la victoria.

"Es bueno poder contribuir", declaró Jeter. "Cuando tratas de conseguir tu primer hit, tu primer jonrón, tu primera impulsada; siempre es difícil. Se siente bien contribuir, pero lo más importante es que ganamos. No hubiera estado satisfecho si hubiéramos perdido".

El campocorto ayudó a impulsar una alineación de Nueva York que ha tenido problemas para producir carreras. Luego de la acción del domingo, las 407 carreras de los Yankees están entre las cuatro peores de la Liga Americana, su porcentaje de embasarse de .305 los coloca en el 13er lugar, su promedio de .242 también es el 13ero y su slugging de .369 los coloca de últimos.

"No cabe duda de que cambia nuestro lineup y solamente su presencia es importante para este club", manifestó Girardi. "Ha sido importante por un buen tiempo. "Espero también incluirlo en el lineup para el próximo partido porque la última vez no tuvimos mucha suerte".

Pero Jeter no duda su regreso a la alineación. Jugó un encuentro simulado el sábado, pero dijo que se sentía listo para un partido oficial. El equipo decidió colocarlo en un juego simulado y "evidentemente vieron lo que querían", indicó Jeter.

Trató el juego de Nueva York contra Tampa Bay como cualquier otro -- no vio su vuelacercas como un momento especial y señaló que el único momento especial fue cuando Hideki Matsui oficialmente se retiró como miembro de los Yankees en una ceremonia antes del compromiso. Sin embargo, la llegada de Jeter fue lo que los Bombarderos necesitaban. Su conducta calmada ha sido una figura fija en el clubhouse por más de una década. Ahora la tienen de regreso.

"He estado aquí por bastante tiempo", agregó Jeter. "He sido parte de muchos de estos momentos".