Chris Davis. (Matt Slocum/AP)

NUEVA YORK-- Chris Davis sabe bien que las rachas de grandes batazos son motivo de sospecha en el siglo XXI. Esta realidad deriva incluso en bromas en la casa club.

"Siempre bromeamos sobre eso. Alguien dice, `¿cuántos jonrones conectaste hoy?'", dijo el toletero de los Orioles. "¿'Bateaste dos?, más vale que te hidrates bien mañana'".

Es decir, más vale que el pelotero beba suficientes líquidos para la muestra de orina que se requiere en el análisis antidopaje.

En estos días, es difícil hablar de un Jugador Más Valioso sin mencionar también el tema de las drogas para mejorar el desempeño.

Davis encabeza las Grandes Ligas con 37 jonrones. Ha igualado así la marca establecida por Reggie Jackson en 1969, del mayor número de bambinazos por parte de un jugador de las mayores antes de la pausa por el Juego de Estrellas. Figura entre 39 peloteros que participan en su primer Juego de Estrellas, una cifra sin precedente.

Pero en medio del ambiente festivo por el clásico de mitad de temporada en el Citi Field, parecen inminentes más suspensiones por uso de drogas.

El jefe del sindicato Michael Weiner dijo antes del juego del martes que espera que las Grandes Ligas completen en un mes su investigación y hablen con el gremio para determinar las medidas disciplinarias, mismas que serían sujetas de apelaciones y recursos de arbitraje.

El año pasado, el jardinero dominicano de San Francisco, Melky Cabrera, fue el Jugador Más Valioso del clásico de verano. Cinco semanas después, fue suspendido durante 50 juegos a raíz de que dio positivo de testosterona.

Cuatro participantes del Juego de Estrellas en este año --el campocorto nicaragüense de San Diego, Everth Cabrera; el lanzador dominicano de Oakland, Bartolo Colón; su compatriota Nelson Cruz, jardinero de Texas, y otro quisqueyano, el torpedero de Detroit, Jhonny Peralta-- han sido vinculados por algunos medios periodísticos con Biogenesis, la clínica de tratamientos contra el envejecimiento, ahora cerrada y acusada de distribuir drogas a los deportistas.

El comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, sostiene que no está preocupado por la posibilidad de que el Juego de Estrellas sea decidido por un pelotero que pueda enfrentar después sanciones, al concluir la investigación.

"No importa lo que pase. En vista de lo que sabemos hoy, esto no es frustrante en absoluto", comentó. "Puedes usar lo que tienes un día y no puedes cuestionarlo dos semanas o dos o tres meses después".

Selig dice que muchos peloteros se han quejado ante él, al señalar que la gran mayoría, que cumple con las reglas del béisbol sobre el consumo de drogas, igual ve manchada su imagen por los actos de quienes piensan que pueden consumirlas.

"Así es esto, es la naturaleza de esta época", dijo el jardinero de Colorado, Michael Cuddyer. "Hasta que este deporte no se encuentre totalmente limpio, creo que siempre habrá sospechas".