Everth Cabrera

PURCHENA -- Everth Cabrera fue el décimo nicaragüense en llegar a las Grandes Ligas. Un gran acontecimiento para un país que ama el deporte de la pelota. Ahora Cabrera logrará hacer historia en el Citi Field, cuando se convierta en el tercer nicaragüense en llegar al Juego de las Estrellas, después de que lo lograran Denis Martínez, quien logró acudir a la gran cita del verano en cuatro ocasiones y Vicente Padilla, que actuó en la gran fiesta del 2002.

Será el primer jugador de posición de los Padres en disputar el Juego de las Estrellas, desde que lo hiciera Adrian Gonzalez. El primer hispano de los Padres desde que lo hiciera Adrian Gonzalez y el primero de los Padres, nacido en América Latina, después de mucho tiempo.

Este premio es sin duda muy merecido, para un pelotero que nunca se ha rendido en su empeño de lograr llegar a ser una estrella en las Grandes Ligas.

Se puede hablar de los juegos disputados por él en lo que llevamos de temporada. Podemos hablar de su porcentaje de bateo que ronda el .300, o de su velocidad entre bases (algo que se ha convertido en un factor muy importante para la ofensiva de San Diego) o de su porcentaje de embasarse en el 2013, pero el mérito de este nombramiento va más allá de lo logrado en esta temporada. Ha sido una larga e intensa lucha para llegar a donde está ahora.

Everth Cabrera fue adquirido el 11 de Diciembre de 2008 por la Rule 5 Draft, de la granja de los Rockies. Pero dos años más tarde su futuro era una auténtica incógnita, después de irrumpir sorpresivamente en el roster de los Padres en un buen 2009 y de perdiese en las profundidades el abismo tras un negro 2010 para él. Pasó de batear .255, con un porcentaje de embasarse de .342, con 25 robos, 8 triples y 18 dobles en 103 juegos, a no recuperarse de un mal inicio de campaña al bate en el 2010, unido a una lesión que terminaría arruinando su temporada.

Y fue precisamente ese mal 2010, lo que hizo que Cabrera no quisiese bajar la guardia, ni rendirse ante la adversidad y tratar de lograr mejorar con un intenso invierno en la que participó en la Serie del Caribe con los Yaquis de Obregón (tras participar con los Tigres de Liceo en la República Dominicana y los Yaquis en la Liga del Pacífico). Cabrera brilló con Obregón al bate con promedio de .301 en 83 turnos, con porcentaje de embasarse de .404 y ocho bases robadas.

Sin embargo no logró hacerse con un puesto en el roster de los Padres en el Juego Inaugural ni en el 2011, ni tampoco en el 2012, a pesar de ser un pelotero amado por la fanaticada y que tenía un gran potencial para la organización. Pero esto no detuvo ni su avance hacia la consolidación en las Mayores, que ha logrado esta temporada, ni su compromiso con los Padres.

En el 2012 Cabrera logró hacerse un hueco en el equipo grande para terminar disputando 115 juegos que cambiarían su sino en San Diego.

Terminó siendo uno de los protagonistas más destacados del final de la pasada temporada dentro del equipo y también en la Liga Nacional, protagonizando una de las dos coronas que los peloteros de los Padres lograron en la temporada 2012. Headley logró terminar líder de carreras impulsadas en la Liga Nacional con 115 RBI, mientras que Cabrera terminó líder de robos de base con 44 éxitos.

Superó en dos a su más directo rival en la pelea (M. Bourn), pero con una significativa diferencia entre él y todos los que aspiraban en Octubre a haberse con este privilegio. Todos los que se aproximaron o superaron los 40 robos en la Nacional, acumularon más de 150 juegos disputados en las temporada (Bourn 155 juegos y 42 robos, Reyes 160 juegos y 40 robos, mientras que Victoriano disputó 154 juegos y se quedó en 39 robos, la mejor marca de aquellos que no lograron superar el listón de los 40 robos).

Sin embargo, Cabrera con 44 robos tan solo disputó 115 en esta temporada (comenzó el año en Tucson), lo que hizo aún más meritoria su conquista en la Nacional.

Una conquista que ayudó en la decisión de contar con Cabrera como uno de los pilares fundamentales para el roster de este año. Y no ha defraudado siendo líder de robos de base en la Liga Nacional, a falta de una semana para el Juego de las Estrellas (incluso a pesar de haberse perdido una decena de juegos, respecto de sus más inmediatos seguidores en esta estadística).

Así pues, tras lo visto en este primer tramo de temporada y por todo lo que ha significado Cabrera para la ofensiva de los Padres, el premio de lograr estar en el Juego de las Estrellas ha sido justo. Justo por esta temporada y justo premio a su trayectoria.

Enhorabuena a nuestro pelotero.

Hasta pronto desde España.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.