Ricky Nolasco.

En el mercado de pitcheo actual--en el que la demanda supera el suministro--Ricky Nolasco se ha convertido en un nombre sonoro.

Se cree que los Marlins están ansiosos por cambiar al diestro, quien se encuentra en la última temporada de un contrato de tres años. El salario de Nolasco para el 2013 es de US$11.5 millones, una cifra que está fuera del alcance presupuestario de los Peces.

Nolasco, de 30 años de edad, está disfrutando de una temporada sólida. Llegó al viernes con efectividad de 3.68. Se trata de un pitcher que se apoya principalmente en una recta de dos costuras y un slider y que es lo suficientemente confiable como para encajar en el medio de la rotación de un equipo contendiente.

Entonces, no es sorpresa que varios clubes en plena pelea tengan a Nolasco en la mira. Los Gigantes y Dodgers, rivales del Oeste de la Liga Nacional, están interesados en sus servicios, lo cual fortalece la posición de los Marlins para negociar.

Los Gigantes han ganado dos de las últimas tres Series Mundiales con una abundancia de pitcheo de calidad, comenzando con la rotación. Pero ahora, debido a una combinación de lesiones e ineficacia, han vuelto a la realidad en cuanto al pitcheo se refiere; San Francisco se encuentra en el 11er lugar del Viejo Circuito en efectividad colectiva.

Al arrancar los entrenamientos este año, los Dodgers lucían tener ocho abridores legítimos. Las lesiones de dos veteranos eliminaron el exceso de brazos. Ahora, Nolasco les podría ser muy útil a los azules.

Hay otros abridores que se mencionan a menudo como opciones disponibles y convenientes. En dicha categoría se destaca Matt Garza de los Cachorros. El derecho está en proceso de restablecer su valor tres perderse más de dos meses a finales de la temporada del 2012 debido a una fractura en el codo de lanzar y los primeros dos meses de la campaña actual por una lesión en un músculo lateral.

Garza ha hecho siete aperturas desde que regresó a la Gran Carpa. En sus últimas tres salidas, ha cedido apenas dos carreras en 22 innings de labor, lo cual seguramente aumentará tanto el valor del serpentinero en el mercado como el poder de los Cachorros a la hora de negociar. Esas tres aperturas fueron contra los Mets, Astros y Cerveceros, lo cual quizás le quite mérito a la calidad de su labor, pero no al hecho de que está en salud.

En general, no estamos en una época de gloria en cuanto a los cambios a mediados de temporada se refieren. Con el aumento en el balance competitivo en Grandes Ligas, la prosperidad en general en el deporte y la expansión de los Comodines, ahora más equipos tienen motivos para no "vender".

Estamos casi a mitad de la temporada y hay por lo menos 22 equipos con alguna esperanza de clasificar para los playoffs. Quizás algunos clubes estén siendo demasiado optimistas, pero el deporte ahora está estructurado alrededor de la inclusión competitiva.

Tal vez las cosas cambien de manera radical de aquí al 31 de julio, el plazo para canjear a los jugadores sin que tengan que pasar por la lista de waivers. Pero es poco probable que el mercado se surta de pitchers de lujo. Es demasiado difícil encontrarlos y desarrollarlos y aún más difícil desprenderse de ellos.

Los comentarios del gerente general de los Filis, Rubén Amaro Jr., al preguntársele acerca de la posibilidad de canjear a Cliff Lee, fueron típicos.

"Espero ganar con él y francamente creo que tenemos mejores posibilidades de triunfar con él que sin él", dijo Amaro. "Como he dicho, tener a (Cole) Hamels y a Lee al frente de la rotación nos da mejores posibilidades de ganar (que de lo contrario)".

Por el momento, Ricky Nolasco encabeza el mercado de pitcheo a mediados de la campaña. No es cuestión de que gane un Premio Cy Young. La pregunta es si Nolasco puede representar una mejoría para algún equipo contendiente y darle a dicho club mejores posibilidades de llegar a los playoffs.

Habrá más de un equipo que responderá a esa pregunta con un "sí" contundente.