LOS ANGELES-- Ian Kennedy golpeó al cubano Yasiel Puig y a Zack Greinke con pelotas altas, lo que generó una acalorada riña en la que participaron jugadores y entrenadores, y que resultó en cinco expulsiones en un partido en el que los Dodgers de Los Angeles remontaron y vencieron 5-3 a los Diamondbacks de Arizona.

Kennedy, el mánager de los Diamondbacks Kirk Gibson y el coach Turner Ward, junto con Puig y el coach de bateo de los Dodgers Mark McGwire fueron expulsados en la séptima entrada luego de la prolongada gresca que casi se extiende a las gradas.

En lo alto de la séptima, Greinke golpeó con la pelota al cátcher de los Diamondbacks Miguel Montero en la espalda y ambos equipos entraron en el terreno de juego, pero el alboroto se calmó rápidamente sin que hubiera intercambio de golpes.

Ello fue en venganza por el golpe de Kennedy contra Puig en la sexta. La pelota rebotó en el hombro del cubano y le pegó en la nariz.

Kennedy golpeó entonces a Greinke en el hombro izquierdo --la pelota rebotó después en el casco-- con un out en la séptima y el partido empatado a dos.

Kennedy fue sacado de inmediato y caminó hacia el dugout, pero las bancas se lanzaron hacia el diamante.

El relevista de los Dodgers Ronald Belisario comenzó a lanzar golpes y Puig se metió a la melé.

Cuando el partido se reanudó, Greinke tomó su lugar en primera base.

Tim Federowicz conectó un doble de tres carreras en la octava entrada después que David Hernández (3-2) cargara las bases con pasaportes.

Matt Guerrier (2-2) se llevó la victoria y Kenley Jansen lanzó la novena para su tercer rescate.

Por los Diamondbacks, los venezolanos Gerardo Parra de 3-1; Miguel Montero de 3-0; y Martín Prado de 4-0.

Por los Dodgers, los mexicanos Adrián González de 3-1, con una carrera anotada; y Luis Cruz, de 3-0. El cubano Puig de 2-0, con una anotada. El dominicano Juan Uribe de 3-0, una anotada.