MIAMI -- República Dominicana no quiere olvidar 2009. Ese año, su selección fue eliminada por Holanda en la primera ronda del Clásico Mundial de Béisbol, una humillación para el país con la segunda mayor cantidad de peloteros en Grandes Ligas y algunas de las principales estrellas del deporte.

La misión para la tercera edición del Clásico era clara: hacer lo que fuese necesario para ganar la corona. Hasta ahora, el equipo de Tony Peña ha seguido el libreto a la perfección.

Dominicana derrotó el jueves 3-1 a Estados Unidos en la batalla de las superpotencias del béisbol que se decidió en la novena entrada y aseguró la clasificación a las semifinales del torneo en San Francisco. El plantel encabezado por Robinson Canó y José Reyes es el único invicto en el campeonato, tiene el segundo mejor promedio de bateo (.306) y la tercera mejor efectividad de sus lanzadores (2.60), sólo superado por países que ya fueron eliminados.

"Nosotros no hemos ganado el WBC (Clásico)", advirtió Peña tras la victoria sobre Estados Unidos que se definió con un hit del emergente Erick Aybar en el noveno episodio.

Los dominicanos tienen victorias de todo tipo: palizas como el 9-3 que le propinaron a Venezuela en su debut en la primera ronda en San Juan, remontadas como el 5-4 contra Italia en la segunda etapa en el que rayaron tres veces en la séptima, y de infarto como la del jueves.

Lo que sea necesario con tal de seguir en pie.

"Los dos primeros Clásicos no hicimos lo que teníamos que hacer", analizó el torpedero José Reyes. "Creo que en los dos primeros Clásicos estábamos demasiado confiados con el talento que teníamos, creo que en esta vuelta ahora es diferente, ya que nosotros estamos saliendo al terreno de juego dando 110 por ciento".

La armonía del equipo y la energía con la que encara cada inning es un tema recurrente para explicar su desempeño.

"Se siente mucha más armonía y mucho más deseo", comentó el jardinero Nelson Cruz. "En el Clásico pasado se sentía la armonía pero no tanto como ahora. Son cosas que no puedes explicar, estamos jugando mucho mejor béisbol".

Dominicana enfrenta el sábado a Puerto Rico, el otro semifinalista luego de derrotar el viernes 4-3 a Estados Unidos, para definir al líder del sector rumbo a las semifinales del 17 y 18 de marzo. El primero de la zona choca con Holanda y el segundo ante el bicampeón Japón.

Dominicana venció a Puerto Rico en la primera ronda en San Juan.

"Japón ha ganado los dos primeros Clásicos. Ellos son el equipo a vencer", sentenció Reyes.

Un duelo con Holanda, que eliminó a Cuba en la segunda ronda en Tokio, representaría una oportunidad de cobrar venganza contra el verdugo de 2009. Los dominicanos cayeron ante los cubanos en semifinales en el primer Clásico en 2006.

"Yo sé que hay un sabor amargo en el pasado contra Holanda", afirmó Peña. "A mí me gusta enfrentar a los mejores, y estamos en el grupo de los mejores".

Peña anunció que Wandy Rodríguez abrirá el sábado, y adelantó que probablemente otorgue descanso a dos jugadores de la alineación titular.

"El partido de mañana es muy importante, porque te da la clasificación y el rival que vas a enfrentar. Sé que mis jugadores están cansados, he jugado con los mismos nueve casi todos los días", declaró Peña.

De todas formas, afirmó que no se tomarán el compromiso a la ligera.

"Tienes que hacerle saber a los muchachos que tú no estás desperdiciando nada", enfatizó. "Si yo le hago saber a los muchachos que yo estoy desperdiciando algún momento, entonces ellos se van a relajar, y ellos están viendo que yo no estoy relajado".