México busca una victoria convincente ante Italia. (LMB)

SCOTTSDALE, Arizona -- Se acabaron los pronósticos. Se acabaron los preparativos. Se acabaron los tantos análisis.

Para selección mexicana del Clásico Mundial 2013, ya es hora de jugar.

La tropa de Rick Rentería abre su participación en el torneo el jueves a las 3:00 p.m. ET contra la selección italiana en el Salt River Fields de esta localidad, como parte del Grupo D que incluye también a Estados Unidos y Canadá.

"Estos muchachos están listos para darle fuerte", dijo el manager Rentería.

En Italia, México tiene de frente un oponente de pocas expectativas, que no pasó de la primera ronda en las primeras dos ediciones del evento. Aparte de los ligamayoristas Anthony Rizzo y Alex Liddi, hay pocos nombres conocidos en la selección dirigida por Marco Mazzieri.

Sin embargo, Rentería no quiere subestimar a nadie y quiere evitar pensar en su duelo del viernes con Estados Unidos antes de asegurar un triunfo sobre los italianos.

"Nunca puedes tomar a la ligera a ningún contrario", dijo el capataz. "Si bajas la guardia, de repente te dan un golpe que te duele. Vamos a tomar bien en serio a cada equipo y jugar un partido a la vez. Haremos lo que podamos para ganar ese juego."

Rentería anunció a Rodrigo López como su abridor y a Alfredo Aceves como su primer relevista para el jueves; ambos tienen amplia experiencia de Grandes Ligas, pero los italianos no quieren dejarse intimidar.

John Mariotti, ex lanzador del sistema de liga menor de los Orioles, iniciará el partido en el montículo por la selección italiana.

"Nadie espera que ganemos", dijo Rizzo, estadounidense de ascendencia italiana que tratar de establecerse con los Cachorros. "Pero vamos a tratar de sorprender a la gente y jugar un buen béisbol

"No se trata necesariamente de los números de promedio ni efectividad a esta altura", continuó el primera base. "Lo importante es dar el batazo importante en la situación indicada."

Con López, Yovani Gallardo, Luis Alonso Mendoza, Marco Estrada, Sergio Romo y Oliver Pérez, entre muchos otros, el pitcheo luce como el fuerte de la selección mexicana, que tuvo un récord global de 5-7 en los Clásicos del 2006 y del 2009.

Pero además de los brazos, en el clubhouse de México se cree que hay otro factor a su favor: El ambiente llevadero entre los compañeros.

"Hay mucha unidad y mucha química", expresó el veterano Jorge Cantú, quien ha empujado 14 carreras en juegos de Clásico Mundial. "Desde el primer día es pura risa, pura botana, que vamos para acá, vamos para allá, que vamos a cenar uno con el otro.

"Los 28 estamos unidos en esto, en el clubhouse ya sabes cómo está el ambiente. Creo que eso nos puede llevar más lejos en este torneo."

Rentería, en sus pocos días con el club, ha visto lo mismo.

"Son un grupo divertido", dijo el piloto. "Tienen química, pero la química viene de la confianza. Se conocen bien, tienen mucha experiencia uno con el otro."

Además de las sonrisas y las bromas, se ha visto bastante seriedad en las prácticas y los juegos de exhibición contra Diamondbacks (victoria 1-0) y Dodgers (derrota 10-2, mayormente con pitchers prestados).

"Hay que tratar de jugar cada (partido) como si fuera el Juego 7 de la Serie Mundial", dijo Pérez, quien forma parte de un bullpen profundo del equipo mexicano. "Tratar de hacer las pequeñas cosas, hacer el out, el buen turno, dar el hit oportuno; son de las cositas con las que el equipo va a salir adelante.

"Tenemos un mismo propósito, de salir adelante y ganar por la patria."