(AP)

NUEVA YORK -- El venezolano Miguel Cabrera de los Tigres de Detroit fue elegido el jueves como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana luego de haberse convertido en el primer ganador de la Triple Corona en 45 años, mientras que Buster Posey de San Francisco fue el Más Valioso de la Nacional.

Cabrera recibió 22 de 28 votos a primer lugar y 362 puntos del panel de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos. El jardinero central novato de los Angelinos de Los Angeles, Mike Trout, consiguió seis votos como primer lugar y 281 puntos.

Algunos aficionados más enfocados en estadísticas que miden la actividad en el terreno de juego apoyaban a Trout, quien tuvo promedio de bateo de .326 con 30 cuadrangulares y 83 carreras producidas, además de que encabezó las Grandes Ligas con 129 carreras anotadas. Trout ganó el trofeo a Novato del Año de la Liga Americana a principios de la semana.

"Estaba un poco preocupado. Pensé en ese asunto nuevo de cómputo (de estadísticas); pensé que Trout iba a ganar porque pusieron sus números sobre mí", comentó Cabrera, de 29 años. "Estaba como relajado. ... si gana, va a ser justo porque tuvo una gran temporada", señaló.

Su victoria fue un triunfo para las estadísticas tradicionales.

"A fin de cuentas, es el mismo béisbol que se jugaba en el pasado", señaló Cabrera. La distinción otorgada al toletero de los Tigres causó gran sensación en Venezuela. Unas 15.000 personas aplaudieron y sonaron cornetas durante varios minutos al conocer la noticia en el sistema de sonido del estadio Universitarios de Caracas.

"Es una alegría muy grande por Miguel, por Venezuela", dijo Luisa Túnez, de 23 años, una de los miles de personas presentes en el estadio para presenciar un partido entre Leones y Navegantes, los dos equipos más populares del país.

"Este MVP es para los fans en Detroit y Venezuela", dijo Cabrera por Twitter en un mensaje que publicó en inglés y español. "Con el apoyo de Dios, mi familia, y mis compañeros pudimos lograr el honor".

José Torres, el mayor de los tíos maternos de Cabrera y ex lanzador de los locales Tigres de Aragua, celebró con fuegos artificiales en compañía de muchos de sus tíos, primos y sobrinos del jugador en una plaza cercana al estadio David Torres, ubicado en la barriada obrera de La Pedrera en Maracay, al oeste de Caracas, justo en la parte trasera de la humilde casa familiar donde vivió Cabrera.

En Venezuela, el béisbol es el deporte nacional por encima del fútbol, que domina en la mayor parte de Latinoamérica.

Posey, por su parte, volvió de una devastadora lesión en la pierna para convertirse en el primer receptor en 70 años en adjudicarse el título de bateo de la liga. Recibió 27 de 32 votos para primer lugar y 422 puntos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos, superando al ganador del 2011, Ryan Braun, de Milwaukee, que fue segundo puesto con 285 puntos.

Posey, en un evento de caridad en la escuela de su madre en Leesburg, Virginia, siguió el debate de la Liga Americana y buscó en Google para saber quién fue el ganador del premio a Jugador Más Valioso.

"Pienso que intrigó a todos", señaló Posey, de 25 años. "Como aficionado al juego, fue divertido observar la contienda".

Cabrera, con tres imparables menos o dos cuadrangulares menos, no habría logrado la Triple Corona.

El venezolano bateó .330 de porcentaje con 44 jonrones y 139 carreras impulsadas para convertirse en el primero que la obtiene desde Carl Yastrzemski, de Boston, en 1967. Los últimos cuatro ganadores de esa corona han sido escogidos como Más Valiosos, incluyendo a Mickey Mantle en 1956 y Frank Robinson en 1966.

"Pienso que haber ganado la Triple Corona tuvo mucho que ver con que haya ganado yo este honor", dijo el venezolano.

Cabrera se convirtió en el segundo jugador consecutivo de Detroit en ser nombrado Más Valioso, luego de que el lanzador Justin Verlander se llevara el título en 2011, y fue el primer venezolano en ser honrado con tal premio.

Antes de la temporada, cambió de primera a tercera base para darle el lugar al toletero Prince Fielder, que firmó como agente libre.

"En el entrenamiento de primavera me enfoqué demasiado en la defensiva, defensiva, defensiva", dijo Cabrera. "Me olvidé un poco del bateo, de meterme a la caja de bateo como normalmente lo hago", señaló.

El novato de la Liga Nacional de 2010, Posey impuso récords en su carrera con un porcentaje de bateo de .336, veinticuatro cuadrangulares y 103 carreras impulsadas para los Gigantes, campeones de la Serie Mundial. Su temporada de 2011 resultó corta por un choque con Scott Cousins, de los Marlins, el 25 de mayo, del que salió con un hueso fracturado en la parte baja de la pierna izquierda y tres ligamentos desgarrados en el tobillo.

Posey, la quinta selección amateur del 2008, ganó el título de bateo luego de que su compañero dominicano Melky Cabrera pidiera un cambio de regla que lo dejó descalificó. Cabrera, que bateó .346, se perdió los últimos 45 partidos de la temporada regular por una suspensión debido a que dio positivo a una prueba de testosterona y habría ganado la corona de bateo si la regla no hubiera cambiado.

Posey es el primer jugador de los Gigantes en ganar desde que Barry Bonds se llevó su séptimo premio al Jugador Más Valioso en 2004.