SAN JUAN, Puerto Rico -- Los Indios de Mayagüez, actuales monarcas del b&eacite;isbol invernal puertorriqueño iniciarán el jueves la defensa de su cetro ante los Gigantes de Carolina en el choque que marcará el arranque de la temporada que recupera el antiguo formato de seis equipos.

Con el retorno de los Cangrejeros de Santurce y los Atenienses de Manatí, el más antiguo de los circuitos profesionales de la pelota caribeña vuelve a disputarse con seis conjuntos, luego de que en la pasada zafra solo participaran cuatro franquicias, cinco en la 2010-2011 y de un receso forzado de la liga en la 2009-20010.

Para el presidente de la de la rebautizada Liga de Beisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC), Héctor Rivera Cruz, este es uno de los principales logros del organismo que busca oxigenar al que otrora fuera uno de los torneos más sólidos del Caribe.

El otro acierto es el regreso de la emblemática franquicia de los Cangrejeros.

"Ese es un gran activo de la liga", dijo Rivera Cruz refiriéndose a los Cangrejeros, novena que es administrada por la LBPRC. Además de Mayagüez, Carolina, Manatí y Santurce, participarán los Criollos de Caguas y Leones de Ponce.

En términos competitivos auguró un certamen balanceado, el cual contará con la presencia de jugadores con experiencia de Grandes Ligas como Felipe López, Ramón Castro e Iván de Jesús, hijo, entre otros.

Los Indios, la franquicia más ganadora del circuito con 17 títulos, intentará revalidar el campeonato de la mano del lanzador Randy Ruiz, el torpedero Ángel Sánchez, el guardabosque Mickey Negrón y el receptor Martín Maldonado, acompañados de los importados Adonis García, quien se desempeña en los jardines y Luke Morton, defensor de la primera base.

En el cuerpo monticular destaca el taponero Jonathan Albaladejo, quien junto a otros cinco brazos nativos y ocho refuerzos conforman el cuerpo de lanzadores mayagüezano.

Los Criollos, finalistas en las últimas cuatro ediciones, tienen serias intenciones de llevar a su vitrina su título número 16, para lo cual se han preocupado de armar un sólido cuerpo de lanzadores.

La gerencia de los Criollos importó dos derechos (Anthony Ranaudo y Fernando Hernández) y dos zurdos (Mark Cohoon y el dominicano Kelvin Villa), que se unirán al diestro Luis Atilano para completar el quinteto de abridores.

El relevo estará a cargo de Sergio Espinoza, que en la campaña pasada tuvo efectividad de 1,42 en 19 entradas trabajadas vistiendo el uniforme de los Leones de Ponce, además de Robert Bryson, Daniel Strange, quienes se unirán a los veteranos del patio Kid Ramos, Saúl Rivera, Efraín Nieves y José De La Torre.

Los Cangrejeros, en tanto, serán dirigidos y gerenciados por el ex Grandes Ligas Carlos Baerga, quien aseguró tiene un buen balance de juventud y veteranía. Precisamente, en ese grupo de jugadores experimentados que han tenido actuaciones destacadas con otros equipos en la liga, se muestran Luis Figueroa y Luis Matos, además de Sergio Miranda, Neftalí Soto y Jeffrey Domínguez.

En Ponce, los Leones apostarán a una novena en la que no se ven grandes nombres. La gerencia ponceña apostó en esta ocasión a su talento joven, toda vez que el grueso de sus jugadores experimentados fueron adquiridos por Manatí y Santurce de cara a su reinserción en la competencia.

Los Atenienses presentan en el papel una defensa solvente especialmente en su cuadro interior, donde estarán Rubén Gotay, Edwin Maysonet, Iván de Jesús hijo y Ramón Vázquez.

La receptoría la ocupará René Rivera, quien se encargará de guiar a un grupo de tiradores encabezados por los japonenses Niho Akiro y Kamaya Shinya.

Por su parte, los Gigantes exhibirán en sus filas como una de sus principales atracciones al prospecto Carlos Correa, el habilidoso campocorto de apenas 18 años que fue escogido en la primera ronda del último `draft' por los Astros de Houston.