(Getty Images)

DETROIT - ¡Qué sabrosa es la reivindicación!

Eso es exactamente lo que deseaba Pablo Sandoval y es exactamente lo que se llevará a su hogar en Venezuela.

Los Gigantes son los campeones de la Serie Mundial por segunda vez en apenas tres años y Sandoval es una de las razones más grandes de que esto haya ocurrido. El venezolano bateó tres jonrones en el primer encuentro del Clásico de Octubre del 2012 y promedió .500 en la barrida de cuatro juegos en camino a ser el Jugador Más Valioso de la gran final del Béisbol de Lujo.

Nueve venezolanos jugaron en esta Serie Mundial, pero ninguno con una actuación más sobresaliente quela de Sandoval. Los fantasmas del Clásico de Octubre del 2010 se han ido para siempre.

"Uno aprende de todo lo que le pasa a uno en su carrera", filosofó Sandoval. "Uno tiene altas y bajas, pero nunca se rinde. Gracias a Dios que todas las cosas que han pasado en mi carrera ocurrieron más temprano que tarde. Simplemente me siendo bendecido de estar aquí y ser parte de la Serie Mundial del 2012".

Sandoval concluyó la postemporada con porcentaje de bateo de .364, con cinco dobles, seis jonrones y 13 carreras impulsadas en 16 juegos. Promedió .415 con seis cuadrangulares y 13 carreras remolcadas en sus 13 partidos finales.

"Se calentó en el momento justo para nosotros y yo no puedo estar más contento y orgulloso de él", elogió el dirigente de los Gigantes, Bruce Bochy. "Sé que fue difícil para él cuando quedó relegado al banco en el 2010. Creo que de verdad quería brillar con luz propia. Tiene mucho talento y rindió a la hora buena y lo necesitábamos. Esto es lo que hace que este equipo sea tan especial".

De paso, Sandoval es el primer venezolano que gana el Premio Jugador Más Valioso de una Serie Mundial. "Pablo hizo un trabajo enorme", destacó su paisano Grégor Blanco, jardinero izquierdo de los Gigantes.

"No pudo pegar más sencillos y dobles con gente en base, pero fue el JMV. Me siento bien orgulloso de él".

El tercera base de los Gigantes preparó el camino a la victoria total cuando pegó aquellos tres jonrones históricos en el primer juego, dos frente al estelar abridor de los Tigres, Justin Verlander. Él lo sabía. Los peloteros lo sabían y todo el mundo en San Francisco lo sabía.

Después de aquel juego, Sandoval recibió 300mensajes de texto. De seguro le enviarán muchos más luego de apuntarse su segundo título absoluto de la pelota.

"Todavía no puedo creer que aquello pasó, es el juego con el que uno sueña y uno no quiere despertar", apuntó Sandoval. "Creo que una de las claves era saber que uno tiene que pelear para tratar de ganar ese juego, porque él [Verlander] es uno de los mejores lanzadores de las Grandes Ligas".

Al analizar el por qué de su explosión a la ofensiva, Sandoval dijo que la razón es bien simple: está en salud y de esa manera puede jugar a su verdadera capacidad.

"Me operaron de nuevo [de una mano], perdí músculo, perdí fuerza'', explicó el antesalista venezolano. "Creo que la fuerza volvió en el momento justo. Me puse mucha presión para recuperar mi fuerza y retornó cuando más me hacía falta".

Y se queda corto en ese comentario. Quizás muchos otros venezolanos ganen el JMV de la Serie Mundial en el futuro, pero solamente uno será el Kung Fu Panda. El es ahora una leyenda viviente en su patria y lo festejarán allá como si fuera un tesoro nacional.

"Cuando me pusieron ese sobrenombre me dije a mí mismo 'ese soy yo, soy yo'", rememoró Sandoval. "[Kung Fu Panda] es como yo, que se divierte, es como un niño, pelea por todo y nunca pierde la fe. Es importante cuando tienes compañeros que piensan que tú eres así".

Sandoval es un campeón de nuevo y esta vez se siente mejor que la vez anterior. Y nadie nunca podrá cambiar ese hecho.

Sí. ¡Qué sabrosa es la reivindicación!