SAN FRANCISCO -- La Serie Mundial del 2012 ya era algo especial para los nueve peloteros venezolanos participantes en la misma.

Ahora, va a ser evento que nadie nunca olvidará.

Los Gigantes superaron a los Tigres por 8-3 en el primer juego y Pablo Sandoval hizo historia al ser apenas el cuarto pelotero con tres jonrones en un mismo partido de Serie Mundial, uniéndose a Babe Ruth (dos veces), Reggie Jackson y al dominicano Albert Pujols.

"No tuvo una buena noche", proclamó el tercera base de los Tigres, el también venezolano Miguel Cabrera. "Tuvo una noche inolvidable''.

Sandoval disparó jonrones en sus primeros tres turnos, en los innings primero, tercero y quinto.

"Todavía no lo puedo creer", aseguró Sandoval. "De niño uno sueña con jugar en una Serie Mundial, pero nunca pensé estar en esta situación, con tres jonrones en un juego. "No hay que emocionarse demasiado. Hay que mantenerse enfocado, todavía hay mucha pelota por jugarse".

El tercera base venezolano conectó un sencillo en su turno final para cerrar el encuentro con cuatro imparables. La concurrencia esperaba que pudiera disparar un cuarto cuadrangular, pero el artillero ambidextro comentó que su único objetivo era ponerle buen barril a la bola.

"Yo no trato de pegar jonrones", explicó Sandoval. "Solamente trato de ayudar a mi equipo a anotar carreras. Estoy feliz de que haya resultado de esta manera, pero no voy al plato a tratar de hacer demasiado''.

Cabrera obtuvo este año la Triple Corona del bateo en la Liga Americana, pero no hay duda de que Sandoval fue el rey el miércoles por la noche. Se convirtió en el segundo pelotero con 13 ó más bases alcanzadas con sus batazos en un juego de Serie Mundial. El primero fue el dominicano Albert Pujols, con 14 en un partido del Clásico de Octubre del 2011.

"Hemos visto muchas cosas de Pablo", dijo el abridor de los Gigantes, Barry Zito. "Hemos visto como envía al agua un par de lanzamientos en slider, lo cual de por sí es hasta ridículo, y es por ello que ya nada de lo que hace nos impacta, pero esta noche fue bien impresionante''.

En torno al resto de los venezolanos de los Tigres en acción, Cabrera se fue de 3-1 e impulsó una carrera en el sexto episodio, el jardinero derecho Avisaíl García se fue en blanco, el segunda base Omar Infante pegó de 4-1 y Aníbal Sánchez está programado para abrir el sábado en Detroit.

"Hay que aprender de esto con miras al juego de mañana", advirtió Cabrera. "Vamos a tratar de jugar mejor para igualar esta serie''.

Venezuela tuvo bastante para aplaudir el miércoles por la noche.

El segunda base de los Gigantes, Marco Scutaro, bateó de 4-2 con dos carreras impulsadas y dos anotadas y aunque el jardinero izquierdo Grégor Blanco se fue de 4-0- pudo lucirse con dos espectaculares jugadas, robándole un hit a Cabrera en el tercer episodio y un posible extrabase a Prince Fielder en el sexto.

"Es increíble lo que hizo esta noche Pablo, a quien tengo de vecino en nuestros vestidores", expresó Blanco. "Estoy muy feliz de lo que ha hecho este año y por lo que hizo hoy. "Es mi paisano y estoy bien contento de ver cómo alguien como él pudo lograr semejante hazaña''.

El relevista zurdo José Mijares retiró a Fielder con un roletazo en el comienzo del noveno y aunque el joven receptor Héctor Sánchez no alineó eso no impidió que celebrase a lo grande.

"Zito ubicó todos sus envíos en la zona de strike", analizó Sánchez. "Su cutter y su curva le estuvieron funcionando bien y los tiraba en la situación ideal. Fue una gran victoria para nosotros''.

Sandoval estuvo de acuerdo. El nuevo integrante del selecto grupo de tri-jonroneros en la Serie Mundial se siente con confianza, pero no súper confiado.

"La serie no ha terminado", subrayó Sandoval. "Hay que seguir jugando nuestro juego".