(AP)

SAN FRANCISCO, California -- José Valverde es el gran dilema de los Tigres de Detroit en la Serie Mundial. ¿Se atreverá el manager Jim Leyland darle la pelota para cerrar los partidos?

El derecho dominicano aseguró el martes que resolvió un fallo en su mecánica de lanzar y que está en perfectas condiciones de responder si le toca trabajar en un noveno episodio.

"Era algo con mis piernas, mis movimientos eran algo lentos. Ahora tengo el mismo ritmo de antes", dijo Valverde.

No ha vuelto a lanzar desde que en el primer partido de la serie de campeonato contra los Yanquis dilapidó una ventaja 4-0 al permitir sendos jonrones de dos carreras a Ichiro Suzuki y Raúl Ibáñez en el noveno. Los Tigres, sin embargo, respondieron para imponerse 6-4 en 12 innings y eventualmente barrer la serie ante Nueva York.

También toleró un doble de dos carreras bateado por Seth Smith, y que empató el cuarto juego de la serie de primera ronda ante los Atléticos de Oakland.

Los problemas recientes de Valverde se suman tras una temporada regular en la que su desempeño retrocedió con respecto a la previa campaña. Sacó el rescate en 35 de 40 oportunidades este año, con 3.78 de efectividad. Pero la pasada temporada estuvo perfecto en sus 49 oportunidades al redondear una efectividad de 2.24.

Leyland se ha resistido a decir que Valverde ha dejado de ser su taponero titular, aunque en el resto de la serie frente a los Yanquis prefirió utilizar al zurdo Phil Coke ante una alineación cargada con bateadores izquierdos.

En la Serie Mundial, Detroit encara a un equipo de los Gigantes de San Francisco con cuatro zurdos en su orden al bate, incluyendo a los ambidiestros Pablo Sandoval y Angel Pagán.

Durante los últimos días, Valverde trabajó con Leyland y el coach de pitcheo Jeff Jones para mejorar su mécanica.

"Me siento perfecto", dijo Valverde.

Su compañero de bullpen y compatriota Octavio Dotel opinó que Valverde debería seguir como el cerrador: "Fue quien nos llevó hasta donde estamos y yo lo veo bien. Es el mismo José Valverde".

Leyland señaló que tomará la decisión sobre el cerrador en base a las circunstancias del juego.

"Ahora mismo no tengo una información definida al respecto", dijo el manager. "Dejaremos que el juego tome su curso, ver el bateador que viene".

Valverde dijo que no le incomode lanzar más temprano: "Leyland sabe más de esto que todos nosotros. Lleva mucho tiempo en este negocio. Si me ponen el octavo o en el séptimo, yo voy a cumplir con mi trabajo. Haré lo que sea para ayudar al equipo".