(Getty Images)

SAN FRANCISCO-- No cabe duda con los Gigantes de San Francisco: eliminarlos en esta postemporada no es una asignatura fácil.

Barry Zito y los Gigantes lograron alargar la serie de campeonato de la Liga Nacional con una victoria el viernes en San Luis para forzar un sexto partido el domingo en el AT&T Park de San Francisco. Es justo el sitio donde los campeones de la división Oeste quieren jugarse la vida.

"Es fabuloso regresar a San Francisco. No hay mañana", comentó el jardinero de los Gigantes Hunter Pence. "Es una bonita sensación. Sentimos que podemos dar lo mejor que tenemos".

Los Cardenales tuvieron que regresar a la costa Oeste, una travesía que no querían hacer. San Luis marca el paso 3-2 en la serie al mejor de siete juegos y una victoria asegura ir a la Serie Mundial por segundo año consecutivo.

Pero los Cardenales, los vigentes campeones del Clásico de Otoño, saben muy bien lo que estos Gigantes ya hicieron en estos playoffs: tres victorias al hilo en Cincinnati por la primera ronda tras perder los dos primeros juegos en casa.

Ryan Vogelsong abrirá por los Gigantes por segunda vez en la serie ante Chris Carpenter, quien fue el derrotado en ese duelo el lunes pasado en San Francisco.

"Queremos sentenciar esto lo más pronto posible, queríamos hacerlo anoche", dijo Carpenter el sábado. "Pero tenemos que conseguir una victoria antes que ellos consigan dos. Haremos todo lo posible. Si no se puede mañana por la noche, lo intentaremos otra vez".

Mientras los titulares de los Cardenales se tomaron el día libre, Carpenter y un grupo de pitchers fueron al estadio para soltar el brazo. Pence y casi todo el resto de su equipo acudió al atardecer para una práctica, pese a que el mánager Bruce Bochy les había el día de descanso.

Los Giants deben estar entusiastas con obligar un decisivo séptimo juego con Vogelsong en el montículo.

Vogelsong se convirtió en el primer abridor de los Gigantes en alcanzar los seis innings esta postemporada, al cubrir siete entradas en la victoria 7-1 en el segundo juego. Toleró cuatro hits y una carrera para su primer triunfo de postemporada.

"Todos sentimos que ya hemos pasado por esta situación con Cincinnati", dijo Vogelsong. "Y esto no termina hasta el último out. Creo que los dos equipos que están aquí lo demostraron en la primera ronda".

Carpenter, de 37 años, lanzó en dos juegos que sentenciaron series el pasado otoño. Ganó el partido decisivo de la serie de división y lo repitió en el séptimo juego de la Serie Mundial ante los Rangers de Texas.

Los Gigantes tomaron un vuelo de madrugada para volver a casa, aterrizando a las 2.30 de la madrugada.

Pero los Cardenales durmieron en sus casas tras el juego del viernes y viajaron desde San Luis a media mañana del sábado. Los Tigres de Detroit, en tanto, siguen esperando por su rival.