(AP)

SAN FRANCISCO - Los Rojos tienen a la historia de su lado de cara al Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Nacional, como si en realidad necesitaran algo de su lado después de jugar de manera brillante en los dos primeros duelos en San Francisco.

De vuelta en Cincinnati para el Juego 3 a disputarse este martes a las 5:30 p.m. (Hora del Este) con la barrida sobre los campeones mundiales del 2010 en la mira, los Rojos vienen de dos estupendas actuaciones fuera de casa que los han colocado a un paso de avanzar a la serie por el título del Viejo Circuito.

Y el timonel de Cincinnati Dusty Baker ha dejado en claro que no quiere otorgarle a los Gigantes ni una sola oportunidad de recuperar la confianza en sí mismos.

"Siempre es importante sellar una serie lo más pronto posible", manifestó Baker después de la contundente victoria de su equipo por 9-0 en el Juego 2 el domingo.

En lo que se espera sea un ambiente de primera y un lleno total en el Great American Ball Park, será el derecho Homer Bailey quien suba a la loma por los Rojos en el Juego 3 apenas once días después de haber lanzado un no-hitter, siendo su oponente el también diestro Ryan Vogelsong.

Sin importar los personajes, la historia es la figura más imponente que enfrentan los Gigantes.

Desde que las series divisionales comenzaron a jugarse en 1995, el equipo que ha comenzado con ventaja de 2-0 ha avanzado en 38 de 42 ocasiones, o en un 90% de las veces. Sólo cuatro equipos se han levantado de ese déficit, el más reciente siendo los Medias Rojas del 2003 en contra de los Atléticos. Los otros son los Yankees del 2001 vs. Oakland, los Medias Rojas de 1999 vs. Cleveland y los Marineros de 1995 vs. Yankees. Ninguno de ellos tuvo que ganar tres juegos seguidos fuera de casa para lograrlo. Y nunca ha sucedido en la Liga Nacional.

Para que los Gigantes logren unirse a ese grupo, necesitarán de una sólida actuación de Vogelsong. Pero eso sería un gran comienzo.

Un año después de tener un increíble regreso a Grandes Ligas tras cuatro temporadas fuera, incluyendo tres en Japón, Vogelsong cumplió en la loma la mayor parte del 2012, liderando la liga en efectividad hasta el 12 de agosto con promedio de 2.27 antes de batallar en sus últimas diez aperturas, terminando con EFE de 3.37.

"Fue muy consistente durante la mayor parte de este año y sólo tuvo unas tres o cuatro malas salidas, pero recuperó su nivel en sus últimas dos presentaciones", dijo sobre Vogelsong el manager de los Gigantes, Bruce Bochy. "Creo que se ha ganado el derecho de abrir el Juego 3 y así es como llegamos a este duelo".

Bailey, mientras tanto, cerró la temporada regular con broche de oro, lanzando un no-hitter en contra de los Piratas el 28 de septiembre, permitiendo que sólo dos bateadores se le embasaran en lo que fue el primer "no-no" de los Rojos en 24 años. En su última salida de la temporada regular, la cual fue acortada a cuatro innings, le conectaron cuatro hits y no cedió carrera.

Este martes, las esperanzas de los Rojos de ganar una serie de postemporada por primera vez desde 1995 estarán en manos del derecho de 26 años.