(Fernando Llano/AP)

ISLA MARGARITA, Venezuela -- Lejos quedaron los días de Willie Mays, Miguel Cabrera y Miguel Tejada en la Serie del Caribe.

La cruda realidad del clásico que se disputa desde 1949 es que de ahora en adelante tendrá que sobrevivir sin la presencia de estrellas del béisbol de Grandes Ligas, reconoció el domingo el presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, Juan Francisco Puello.

"La realidad es que los estelares de Grandes Ligas no van a jugar en la Serie del Caribe y eso es un asunto económico", afirmó Puello durante la última jornada del torneo en Isla Margarita.

Esa situación quedó en evidencia en Venezuela, donde los jugadores de mayor renombre son un veterano ya retirado de las mayores, el mexicano Vinny Castilla, y el joven prospecto dominicano Fernando Martínez, que apenas suma un puñado de turnos al bate con los Mets de Nueva York.

"Hay que promocionar nuestro peloteros, la Serie del Caribe es un evento de peloteros de Triple-A, Doble-A y Clase-A", señaló el dirigente. "Ese es nuestro béisbol, esos son nuestros jugadores".

Puello indicó que una de las ideas para atraer jugadores de las mayores es adelantar el torneo para realizarlo durante la última semana de enero, en lugar de la primera de febrero.

De esa manera, los peloteros tendrían más tiempo para descansar desde el final del clásico hasta el inicio de los campos de entrenamiento de los clubes de las mayores, que arrancan a mediados de febrero.

Esta propuesta tiene el obstáculo de que debe ser aprobada por las ligas y los equipos de la Confederación, que a su vez necesitarían acortar sus temporadas y playoffs.

Puello rechazó que la ausencia de astros le quite valor a la Serie a la hora de negociar los contratos de televisión, especialmente el de la cadena internacional ESPN al que le resta un año.

"No creo que haya perdido valor, ni vaya a perder valor", sostuvo.

Otro problema de la Confederación es el declive de la liga puertorriqueña, una de las de mayor tradición de la región pero sumida en aprietos económicos y de falta de asistencia de público a los estadios.

"La idea es que la liga de Puerto rico vuelva a tener la prominencia que tuvo en el área", señaló. "Esa es la prioridad número uno de la Confederación".

La posibilidad de que Cuba se integre al torneo, una que se discute cada desde hace tiempo, depende únicamente de la liga de ese país, aseguró.

Dijo que la prioridad de los cubanos es su campeonato nacional y los torneos internacionales.

"Si (Cuba) quiere estar en la Serie del Caribe entra hoy. Ya hoy está aceptado", enfatizó.

Indicó que Colombia todavía no posee estadios adecuados como para organizar el torneo.

Puello también señaló que revisará el lenguaje del Acuerdo del Béisbol Invernal entre la Confederación y Grandes Ligas para aclarar un artículo que supuestamente le otorga a los equipos caribeños el poder de rechazar solicitudes de los clubes de las mayores para liberar a jugadores para minicampamentos u otras actividades extraoficiales.

Según el texto oficial en inglés del Acuerdo, los equipos de las mayores pueden solicitar a los jugadores hasta el 24 de diciembre, y los clubes invernales tienen el poder de analizar la solicitud.

"En inglés era ambiguo", reconoció. "Eso se ha arreglado. Lo importante es el precedente que se ha logrado".